Destruyendo mitos 2: el arpa irlandesa

Hace algún tiempo iniciamos la serie "Destruyendo mitos" con la intención de darle continuidad. Sin embargo, por entonces a más de uno le dio un infartito cuando inauguramos la serie hablando sobre los kilts y las gaitas escocesas, así que hemos estado posponiendo la segunda entrega. Pero ya ha llegado el momento de seguir en nuestro empeño por destruir tópicos, y en esta ocasión no nos vamos muy lejos de Escocia, tan solo tenemos que cruzar una estrecha franja marina: ¡nos vamos a Irlanda!
Lo sentimos por los amantes del legado celta, de los paisajes verdes, el whisky y la cerveza, pero no queríamos abandonar las islas británicas sin azotar vuestros más románticos anhelos una vez más.
Irlanda no necesita presentación, es de sobra conocida por sus paisajes, su pasado celta y sus grupos terroristas. Es la patria de U2, la cerveza Guinness y Oscar Wilde. Pero ¿sabrías decir cuál es su emblema nacional? 
No respondas, no te podemos escuchar. Es el arpa o cláirseach, como le dicen ellos. De hecho es el único país del mundo que tiene un instrumento musical reconocido como símbolo nacional. La mayoría optan por flores, animales, e incluso alguno por un arma (con "m" y con balas).
Pendón presidencial irlandés.
Seguramente habrás visto el arpa en distintos lugares relacionados con este país, y si no, piensa un poco: está en sus monedas, e incluso la empresa Guinness o la también irlandesa Ryanair lo emplean como logo de sus marcas. Pero es que el arpa que sirve de emblema nacional irlandés no es cualquier arpa, es el arpa de Brian Boru.
Brian Boru es el típico personaje que en la historia de cualquier país mezcla realidad y ficción: se trata de un rey de finales del siglo X y principios del XI que luchó duramente contra los vikingos por la defensa de la Isla Esmeralda, a la que él mismo llegó a unificar siendo reconocido a partir de entonces como el Gran Rey de Irlanda.
Según la tradición, Brian Boru era, además de guerrero y político, un gran músico, y a él pertenece el arpa más antigua conservada en Irlanda, que hoy se puede visitar en la biblioteca del Trinity College en Dublín. Esta es el arpa que ha servido de modelo para la creación de la insignia nacional.
El arpa de Brian Boru en el Trinity College, donde se puede visitar en la actualidad.

En el siglo XVI fue el rey Enrique I quien la estableció como escudo de armas, y cuando se proclamó la independencia de la República de Irlanda comenzó a emplearse como sello oficial. Al fin, en 1945 se eligió el arpa de Brian Boru en dorado con cuerdas de plata sobre un fondo azul como escudo nacional y estandarte presidencial. Y es que ese es otro tema: el color oficial de Irlanda, por más que nos empeñemos, no es el verde sino el azul. Y esto es así desde los tiempos más antigüiguos, pues la propia representación mitológica de Irlanda era una mujer vestida de azul.
Una vieja con sombrero mirando cómo tocan
una copia del chino del arpa de Brian Boru
junto a la original.
Pero no nos distraigamos: el arpa de Brian Boru. Resulta que en tiempos más recientes, alguien tuvo la feliz ocurrencia de, durante una investigación, someterla a la prueba del carbono-14. Y lo que ocurrió a continuación seguro que no te sorprende...
La prueba reveló una terrible noticia para los irlandeses: el arpa no era del siglo XI, sino de finales del siglo XIV, así que no podía haber pertenecido al mítico rey. ¡Alto! Que no cunda todavía el pánico, porque al menos el arpa, sea de quien sea, sigue siendo la más antigua conservada en Irlanda. Aunque por una cuestión muy sencilla: por más que queramos asociar este instrumento a ellos, es muy probable que ningún celta hubiera escuchado un arpa en su vida porque el instrumento no llegó a esas latitudes hasta la Edad Media.
Pero no te vayas a pensar que esto fue un trauma para los irlandeses. Una vez superado el shock inicial, optaron por imitar a otro pueblo: se hicieron los suecos. Así fue: se hicieron los locos y negaron que tal prueba hubiera existido nunca. Y así, niños, es cómo todavía hoy los irlandeses siguen creyendo que el arpa perteneció a un gran rey (y mejor músico) del siglo XI y continúan peregrinando hasta el Trinity College para venerar la reliquia.

"O sea, que esto es un invent de los buenos", indicó el anciano.
Pero no acaba aquí la historia. Es posible que, si tienes un TOC, te hayas dado cuenta de que el arpa que aparece en el emblema oficial y las monedas tiene algo extraño: está al revés. O al menos al contrario de como la dibujaría la mayoría de la gente. Y efectivamente, así es, pero no se trata de un error, sino de algo deliberado.
Esto se debe a que la cerveza Guinness ya utilizaba el mismo logo antes de que se convirtiese en símbolo nacional, y de hecho lo tenía registrado, por lo que el gobierno irlandés tuvo que voltearlo horizontalmente para evitar la coincidencia.



En fin, esta anécdota debería hacernos reflexionar acerca de cómo la tradición y la superstición eclipsan el rigor aun en pleno siglo XXI, pero os dejamos esa reflexión a vosotros, que a nosotros nos toca tomarnos una Guinness a la salud de Boru.


------

APOYA A AD ABSURDUM:

Si lees nuestro blog, escuchas los podcast o sigues nuestra actividad de la manera que sea, y además resulta que te gusta, puedes apoyarnos ahora mejor que nunca adquiriendo nuestra nueva obra, Historia absurda de España (pincha en el título para saber más). 
Por cierto, ahora también te puedes apuntar a nuestra lista de correo para que te lleguen todas las entradas y algunas que otras sorpresas (en la columna de la derecha, arriba).


¡Gracias!

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.